Mitos de la nutrición

Errores y mitos más comunes en la nutrición

Entre los errores y mitos más comunes que solemos encontrarnos en cuanto a nutrición, podemos destacar algunos de los más importantes que deberemos tener muy cuenta aprender de una buena vez si realmente queremos convertirnos en unos verdaderos “chefs de la cocina ortomolecular”.

Errores y mitos que más confusión causan en la nutrición

  • Dejar de comer algún grupo de alimento: por ej. excluir las carnes, aunque la decisión de no hacerlo es igualmente respetable ya sea porque elegimos alimentarnos “sin proteínas de origen animal” o por idiologías ecologistas. No consumir carne de forma aunque sea ocasional puede generar a largo plazo carencias importantes difíciles de suplir solamente con proteínas de origen vegetal, hay que tener en cuenta que en las carnes existen todos los aminoácidos esenciales que en muchos alimentos vegetales se hallan de forma parcial o incompleta y que por lo general la mayoría de personas que siguen un tipo de alimentación exclusivamente vegetariana o vegana no siempre saben cómo combinar correctamente los alimentos para evitar esas carencias, hacer dietas monoalimentos, etc.
  • Obligar a los niños a comer en exceso para que “estén más sanos” (sólo genera un sobrepeso infantil peligroso que traerá más complicaciones en la salud que beneficios)
  • Creer que si nos “saltamos” alguna ingesta perderemos peso (puesto que esto conlleva una ralentización del metabolismo que a la larga perjudica seriamente la salud y no es en absoluto una forma saludable de adelgazar)
  • Las grasas no son saludables. No todas lo son, y las que sí son saludables son indispensable para nuestro organismo.
  • Alimentos que adelgazan: no existen alimentos que adelgacen por sí mismos, se trata de encontrar un equilibro entre la ingesta de alimentos y el gasto calórico, aunque muchos aportan pocas calorías y otros son altamente saludables.
  • Los alimentos integrales no contienen menos calorías que los refinados, pero sí un elevado porcentaje de fibra mayor a éstos.
  • No existen alimentos malos o buenos en sí (excepto la comida basura, fast-food y similares), pues cada alimento tiene y aporta propiedades importantes para el mantenimiento de la vida y una correcta nutrición. Dependerá de muchos factores el efecto que el alimento tenga en nuestro organismo, lo cual es una cuestión muy distinta a clasificar un alimento como malo o bueno. Por ejemplo: ¿son malas las patatas porque me generan gases? NO. Pero si producen ese efecto en ti es porque quizás necesites revisar tu salud intestinal, no porque las patatas sean un alimento malo.

Paula Pencef Pérez-Nutricionista

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s