Propiedades de las hierbas y especias
Especias, Hierbas, Ingredientes en la cocina ortomolecular

Hierbas y Especias

Propiedades de las hierbas y especias
Hierbas y especias en la cocina ortomolecular

Las hierbas y las especias son pequeños tesoros medicinales con las que podemos contar en nuestras cocinas. Con innumerables propiedades, dan sabor y vida a cada plato. Nunca deben faltar en nuestras despensas, ya sean secas o frescas (mejor) las hierbas aportan gran cantidad de beneficios para la salud y las especias sabrosos toques únicos.

Conocer un poco más a fondo algunas de sus propiedades puede ayudarnos a simpatizar con ellas, puesto que muchas veces no nos atrevemos a emplearlas en la elaboración de nuestros platos por desconocimiento o sencillamente por no saber cómo y dónde utilizarlas.

En la cocina ortomolecular se consideran parte de la despensa básica y nunca muchos otros ingredientes no deben estar ausentes nunca en nuestras cocinas.


Además de las especias y hierbas, en la cocina ortomolecular siempre preferiremos a la sal de mesa común, las siguientes sales por sus beneficios para la salud y su origen y producción mucho más naturales:

  • Sal del Himalaya (apta para hipertensos porque evita la retención de sodio)
  • Sal marina (sal marina natural, sin tratamiento antiapelmazante)
  • Sal de hierbas (se trata de una mezcla de sal marina con hierbas molidas y especias, en ocasiones estas sales pueden ser hiposódicas)

Hierbas

En la cocina ortomolecular nunca nos pueden faltar:

Orégano, perejil, albahaca, tomillo, laurel, romero, cilantro, cebollino, salvia, hinojo, menta/hierbabuena, eneldo, estragón, hierba limonera, perifollo.

Albahaca: es una hierba especialmente aromática muy empleada en sopas, ensaladas, guisos y pesto. Es digestiva, refrescante, energizante, antiparasitaria, antibacteriana, antiespasmódica y posee efecto tónico sobre el sistema nervioso. Fuente de provitamina A (betacaroteno) y vitamina K, magnesio, potasio y calcio. Se emplea en fitoterapia para calmar las náuseas y aliviar dolores de cabeza de origen nervioso.

Menta: empleada en postres, bebidas e infusiones y algunos platos de origen exóticos es refrescante, digestiva (aumentando la secreción de bilis), antibacteriana, antimicrobiana y antifúngica, energizante y carminativa. Combate la alitosis y es de gran ayuda en las migrañas, las náuseas y el resfriado común. En su composición encontramos vitaminas B2 y B9, C y A, manganeso, hierro, calcio, potasio, magnesio, cobre, triptófano y ácidos grasos omega 3.

Orégano: empleado en pizzas, pasta, ensaladas, horneados y guisos es digestivo propiciando la segregación de jugos gástricos. Posee en su composición vitaminas B (especialmente rico en B6), C, E y K y minerales (cobre, magnesio, hierro y manganeso).

Romero: utilizado en guisos y horneados es como todas las hierbas digestivo, posee propiedades antiinflamatorias, tonificantes y relajantes. Es diurético, antibacteriano y relaja dolores menstruales y musculares. Contiene minerales: potasio, magnesio, zinc y cobre y flavonoides. Vitaminas B, C, A y E.

Salvia: utilizada en guisos, pesto y ensaladas es digestiva, antiespasmódica, relajante y una gran aliada en catarros, dolores de gargantas e infecciones. Su infusión resulta relajante ayudando a conciliar el sueño y es de gran ayuda para las mujeres regulando cualquier tipo de desequilibrio hormonal (puesto que contiene estrógenos en su composición), es anti-hipoglucemiante por lo que es ideal para incluir en la dieta de los diabéticos. Contiene vitaminas B1, B2, B6 y B9, C y A y minerales como el calcio y potasio en cantidades considerables además de zinc, manganeso, magnesio, hierro y cobre.

Tomillo: empleado en guisos y horneados es digestivo, ayuda a combatir afecciones respiratorias (indicada en bronquitis, tos, resfriados, expectorante) y en infecciones de piel y tracto respiratorio, como la menta ayuda a combatir el mal aliento. Es una hierba analgésica, antibacteriana, astringente, carminativa, antimicrobiana, fungicida y tónica. Entre su composición tenemos vitamina K, hierro, manganeso y calcio.

Laurel: utilizada para aromatizar guisos, carnes y pescados posee propiedades digestivas y antisépticas, antiinflamatorias y antimicrobianas. Es antioxidante, diurético, contribuye a la salud del sistema circulatorio y respiratorio. Contiene minerales como el calcio, magnesio, zinc, manganeso, fósforo, sodio y hierro.

Perejil: utilizado en una amplia variedad de preparaciones: guisos, horneados, ensaladas, carnes, pescados y aves, pasta. Posee un alto contenido en clorofila y entre sus propiedades destaca su eficacia en fitoterapia para ayudar a controlar la hipertensión, favorece la digestión, limpia riñones e hígado, es diurético, estimula el sistema circulatorio y ayuda en la prevención de la osteoporosis. Es un excelente antioxidante por su alto contenido en flavonoides, algunos estudios han revelado que combate los radicales libres y es quimioprotector. Contiene vitaminas C, A y K.

Cilantro: empleado en platos con toque oriental o exótico esta hierba con fuerte aroma posee propiedades diuréticas y en fitoterapia es utilizada para ayudar a regular la menstruación y tratar desequilibrios hormonales femeninos, combate la hinchazón abdominal y los cólicos intestinales. Las semillas de cilantro se mastican para combatir el mal aliento, es carminativo, antiespasmódico, antifúngico y antibacteriano. Contiene hierro, manganeso, magnesio y fitonutrientes como los flavonoides.

Cebollino: empleado en ensaladas, sopas y cremas posee propiedades digestivas y favorece la salud del sistema circulatorio, es antibacteriano, fungicida y depurativo. Contiene cantidades importantes de vitaminas A y C, B1, B6 y B9 y minerales como calcio, magnesio, sodio, potasio, azufre y fósforo.

Hinojo: utilizado en guisos, horneados, ensaladas y sopas y cremas, es digestivo y carminativo, antioxidante y con propiedades expectorantes que ayudan a descongestionar las vías respiratorias. Anti-flatulento, contribuye a disminuir la hinchazón abdominal. Contiene vitaminas C, E y A, B1, B2, B3 y B6. Minerales: hierro, selenio, manganeso, zinc, calcio, cobre y potasio y alto porcentaje de flavonoides.

Eneldo: sus semillas se emplean para aderezar sopas, pescados y guisos. Es carminativo y ayuda a combatir flatulencias y cólicos siendo digestivo. Tiene un ligero efecto sedante, es antiinflamatorio, antioxidante y ayuda a combatir las náuseas. Contiene magnesio, hierro, calcio, cobre, potasio, manganeso y vitaminas C, B2, B3, B6 y B9 y carotenoides.

Estragón: muy aromático y utilizado en aves, sopas y salsas. Facilita la digestión y es vermífuga y diurética. Estimula la curación de las úlceras pépticas y la gastritis porque gracias a su contenido en monoterpenos ayuda a combatir la infección causada por la bacteria Helicobacter pylori. Es anti-hipoglucemiante, antibiótico, antiinflamatorio y ligeramente relajante, antiparasitario, depurativo y analgésico. Posee vitamina C, A y B2, B3, B6 y B9 y minerales: calcio, potasio, magnesio, hierro, manganeso, cromo.

Hierba limonera: empleada en ensaladas, guisos, sopas y horneados. Es de origen oriental y con un ligero sabor a cítricos. Es digestiva, cicatrizante, analgésica, relajante, antidepresiva, antibacteriana y expectorante. También es antiespasmódica, carminativa y un buen tónico para el sistema circulatorio. Contiene vitamina C, A y B1, B2, B3, B6 y B9 y minerales como magnesio, manganeso, calcio, potasio, cobre, zinc, hierro y fósforo y flavonoides que lo convierten en un buen antioxidante.

Perifollo: de aspecto similar al perejil se utiliza en pescados, aves, huevos, guisos y salsas. Es tónica, expectorante, digestiva y ayuda a activar la función renal. Es un excelente depurativo con propiedades antiinflamatorias. Sus hojas son fuente de vitamina C, magnesio, hierro y carotenos.

Las hierbas tienen la ventaja de poder usarse tanto frescas como secas, y seguirán conservando sus buenas propiedades, aunque de preferencia siempre procuraremos elegirlas frescas.


Especias

Entre las especias más empleadas contamos con:

Pimienta negra, nuez moscada, canela, vainilla, clavo de olor, curry, pimienta de Cayena, azafrán, pimentón, comino, anís, enebro, cardamomo, hinojo.

Normalmente todas las especias las encontraremos en polvo.

Todas tienen cierto efecto digestivo, son antioxidantes y muchas de ellas poseen un interesante poder antiinflamatorio, al igual que las raíces. No deben falta nunca en la cocina del chef ortomolecular, pues sus aplicaciones son variadas y pueden enriquecer y dar sabor a infinidad de platos tanto dulces como salados.


Raíces

Jengibre y cúrcuma: que pueden ser frescas o en polvo, prefiriendo siempre las frescas.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s